¿Sabes los que es factoring?

Se trata de un producto diseñado a medida de cualquier empresario o profesional y, especialmente, de las pequeñas y medianas empresas que, con esta fórmula, pueden reducir la carga de trabajo del departamento administrativo, subcontratar la contabilidad generada por las ventas y su cobro, así como anticipos sobre el vencimiento de pago de las facturas, todo ello mejorará la rentabilidad, la capacidad crediticia y la solvencia financiera de la empresa.

Entre las ventajas de la contratación de este producto se encuentran la información periódica, regular y actualizada de los deudores, la diminución de cargas administrativas o simplifica la contabilidad de la cuenta de clientes, entre otros. Por otra parte, no existe un perfil definido de empresas usuarias de este producto financiero, más bien la delimitación viene proporcionada por el producto vendido y las condiciones de pago.

De cualquier forma, no puede olvidarse que esta operación financiera puede es una alternativa en la financiación de buena parte de las tiendas y comercios en línea. En función de la naturaleza en la línea de negocio que representan. Como opción a otros productos financieros y bancarios de muy especial relevancia y pueden determinar el éxito o no de la operación a partir de estos momentos. Dado que estamos ante un modelo muy específico que requiere una especial comprensión por parte de los usuarios digitales en estos momentos.

Factoring: clases de modelos en el mercado

El factoring no es un producto uniforme, si no que por el contrario aporta diferentes modelos tal y como vas a comprobar a continuación. En donde existen distintas modalidades de Factoring según los servicios que precise o del deudor de que se trate. Entre ellas se encuentran las siguientes:

Factoring sin recurso, esta modalidad ofrece financiación, asumiendo la compañía de Factoring el riesgo de insolvencia de los deudores. Evidentemente, las tarifas en esta modalidad son mucho más elevadas.

Factoring con recurso, en el que el vendedor soporta el riesgo de insolvencia, ya que la compañía de Factoring no responde ante el impago por parte del deudor. Esta modalidad se ditingue porque no implica necesariamente financiación.

Factoring de exportación, cuando se trata de operaciones realizadas en con deudores residentes en el exterior. Es especialmente ventajoso para las empresas y pymes exportadoras y que carecen de una gran infraestructura, dado que implica una subcontratación de servicios. Con el Factoring, la exportación se convierte casi en una compraventa nacional, ya que lo único que debe hacer es enviar las mercancías, y del resto se encarga la compañía de Factoring.

En este tipo de operación económica, normalmente no se efectúa anticipo cuando los bienes son productos perecederos.

Funcionamiento de esta operación

La principal diferencia entre el factoring sin recurso y con recurso es que, mientras que en el factoring sin recurso el factor asume el riesgo por impago del cliente o deudor y no puede actuar contra el cedente en caso de incurrir aquél en situación de insolvencia. Siendo determinante para la valoración de su contratación o por el contrario para su rechazo por cualquier circunstancia. Debido a que se trata de un modelo financiero que se trata de una alternativa de financiamiento que se orienta de preferencia a pequeñas y medianas empresas. Y muy en especial a las derivadas de las líneas de negocio ligadas al comercio electrónico, sea cual fuese su naturaleza y gestión.

Mientras que por otra parte, es necesario incidir en que esta es una operación que está especialmente impulsada para líneas de negocio que están ciertamente ligadas a las actividades digitales. Como por ejemplo, las tiendas o comercios en línea de algunos sectores muy relevantes. Desde donde se puede acoger a este producto financiero con una serie de condiciones muy precisas y de las que carecen otras líneas de financiación más tradicionales o convencionales.

Beneficios en su contratación

Este producto reporta una serie de beneficios a sus demandantes y que a modo de ejemplo vamos a tratar de resumirlos. Para que de esta forma, estas personas puedan analizar si es conveniente o no su contratación a partir de estos momentos y que es al fin y al cabo uno de sus objetivos más inmediatos. Como en las siguientes situaciones que os vamos a exponer a continuación:

Una de las más relevantes es que no se generan deudas. Ya es al fin y al cabo se trata básicamente de un intercambio de derechos de cobro entre la empresa cedente y el banco, y por tanto no se generan deudas en ninguno de los plazos admitidos en la operación.

Externalizar la gestión del cobro

Como no podía ser menos en este caso en concreto, podríamos considerar el factoring como un servicio externo para realizar las gestiones de cobro. Esto hace que la empresa no tenga que destinar ningún recurso a este tipo de operaciones. Y, por lo tanto, puede dedicar todos sus esfuerzos en producir y vender.

Ventajas del producto

Esta alternativa financiero-administrativa ofrece una serie de beneficios a quien lo contrata como son las que se exponen a continuación:

  • Disminuye la carga administrativa y racionaliza los procesos operativos.
  • Disminuye el trabajo burocrático, lo que contribuye notablemente a una reducción de gastos administrativos, de personal y comunicación.
  • Simplifica la contabilidad de la cuenta de clientes, aumentando la eficacia de la gestión de cobros.
  • Proporciona información periódica, regular y actualizada de los deudores.
  • Convierte las operaciones de ventas a crédito en ventas al contado.
  • Evita el riesgo de fallidos por insolvencias.
  • Proporciona a la estructura financiera de la empresa de una mayor solidez.
  • Permite una planificación de la tesorería que optimice los flujos de caja.
  • Amplía la capacidad de financiación y también mejora los ratios de endeudamiento.
  • Desde un punto de vista comercial, mejora la posición de la empresa frente a la competencia y los clientes, permitiéndole ampliar su mercado.

Diferencias entre conforming y factoring

El confirming, por su parte, también es un instrumento de financiación, pero en este caso no se perciben los cobros desde el punto de vista de la empresa. En pocas palabras, si el factoring era un servicio de pago a las empresas, el confirming es un servicio de pago a los proveedores de la empresa.

El factoring es un servicio que se contrata para cobrar pagarés; mientras que el confirming es un servicio que se contrata para pagar deudas a proveedores.Resumiendo la tabla anterior en otros términos, podría decirse que:

El factoring se acuerda con el objetivo de lograr liquidez para la empresa; mientras que el confirming busca como meta que sean los proveedores los que obtengan recursos líquidos.

En el factoring es el cliente el que decide anticipar la factura. En el confirming también es la propia empresa la que decide favorecer a sus proveedores permitiéndoles la posibilidad de cobrar de forma anticipada sus facturas.

Además, con el confirming se asegura el cobro de las facturas emitidas por los deudores y se mejora con ellos la capacidad de negociación –es más fácil llegar a acuerdos con los proveedores porque tienen garantizado el pago–.

Otra diferencia principal entre el factoring y el confirming es que, si bien en el primer caso la empresa veía lastrado su beneficio por la comisión cobrada por la entidad bancaria al haberle adelantado un pago, en el confirming no hay gasto alguno para ella –ni en concepto de concesión de la línea de crédito ni en concepto de gestión de remesas.

Cobertura del riesgo de insolvencia

Precisamente una de las ventajas de este producto financiero destinado a pequeñas y medianas empresas es la que está relacionada con la cobertura del riesgo de insolvencia ya que contempla la cobertura del 100 % del riesgo de insolvencia de los compradores clasificados. Por insolvencia se entiende: suspensión de pagos, quiebra, existencia de concurso privado de acreedores, cierre o cese de actividad. Por otro lado, la cobertura del riesgo de insolvencia no contempla los litigios y discrepancias de carácter técnico-comercial.

Otra de sus ventajas más relevantes se basa en que se encarga de la gestión de impagados, realizándose las primeras gestiones para conocer las causas del incumplimiento y se transmiten al cliente, en el caso que sean de origen contractual. De esta forma, se delegan las gestiones para conocer las causas del impago y, si las mismas obedecen a insolvencia del comprador (deudor) y estuviese contratada la cobertura de la misma, será la entidad encargada de dar este producto la que inicie los trámites judiciales pertinentes.

Coste del Factoring

Los servicios ofrecidos por el Factoring suponen un coste o precio que ha de satisfacer como usuario de dichos servicios; el coste está formado fundamentalmente por dos elementos que lo determinan:

La tarifa del factoraje, por los servicios administrativos que realice la compañía de Factoring, que oscila en función del plazo de cobro de las facturas.

El tipo de interés, que se aplicará cuando se acoja a la modalidad que incorpora el anticipo de fondos. No obstante, el coste varía en función de la situación de los mercados (en base al Euribor a 3 meses más el diferencial; la revisión del tipo de interés final es mensual) y del riesgo que asuma la empresa que comercializa este producto financiero.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.