¿Qué es el Clickbait y cómo funciona?

Si has pasado algún tiempo en Internet, es probable que hayas visto artículos e imágenes con titulares como los ejemplos anteriores. Son sólo una pequeña muestra de lo que se conoce como clickbait.

El clickbait es un titular sensacionalista que te anima a hacer clic en un enlace a un artículo, imagen o vídeo. En lugar de presentar hechos objetivos, los titulares de clickbait suelen apelar a tus emociones y a tu curiosidad. Una vez que haces clic, el sitio web que alberga el enlace obtiene ingresos de los anunciantes, pero el contenido real suele ser de calidad y precisión cuestionables. Los sitios web utilizan el clickbait para atraer el mayor número de clics posible, aumentando así sus ingresos por publicidad.

Si bien los titulares y el contenido sensacionalista se han utilizado desde el siglo XIX, se han generalizado en el mundo digital. Aunque se basa en una vieja idea, el clickbait sigue teniendo el mismo propósito que su antecesor: llamar la atención por cualquier medio necesario.

¿Qué es en realidad el Clickbait?

En pocas palabras, el «clickbait» es un contenido que intencionadamente promete en exceso o tergiversa para atraer a los usuarios a un sitio web en particular. El clickbait generalmente atrae a los usuarios con un titular sensacionalista e instantáneo, como «no te lo vas a creer» o «nunca adivinarás lo que pasó después», pero luego no cumple con las expectativas implícitas del usuario.

Uno de los tipos de contenido más populares de los «clickbaits» es producir «listados» que agregan el contenido de otros sitios para atraer a un mayor número de usuarios a un sitio.

Cada clic y vista del artículo de origen suele generar ingresos basados en la publicidad para la publicación. Cuantos más clics reciba un artículo, más ingresos se obtendrán. Por esta razón, el clickbait está diseñado para atraer a un gran número de lectores y rara vez utiliza directrices de calidad y fuentes de investigación. Algunos artículos de «clickbait» utilizarán un gran número de imágenes o videoclips repartidos en varias páginas para aumentar aún más el número de clics del usuario. Cada página en el «clickbait» contendrá múltiples anuncios.

Pero aún va a más en lo que significa este concepto tan innovador. Porque en efecto, no puede olvidarse en este preciso momento para conocer en realidad lo que es el Clickbait que desde luego es algo diferente a lo que hemos visto hasta ahora. Por tanto, antes de entrar en cómo funciona el clickbait, definámoslo. Me gusta más la definición de Merriam-Webster que la versión de Wikipedia. M-W define clickbait como: «Algo (como un titular) diseñado para hacer que los lectores quieran hacer clic en un hipervínculo, especialmente cuando el enlace lleva a un contenido de dudoso valor o interés».

A veces el clickbait es más como un cebo y un interruptor. Es decir, leemos un titular o un enlace pegadizo, hacemos clic en él, sólo para encontrarnos envueltos en un anuncio. La mayoría de los clickbait son de la variedad de «valor dudoso». Hay contenido cuando hacemos clic en el enlace, pero está fuertemente envuelto en anuncios. Por lo tanto, el artículo o video es en realidad un señuelo que nos expone al anuncio, que es el verdadero propósito del contenido. Cuando suficiente gente se expone a los anuncios, habrá un porcentaje de nosotros que se convierte en compradores de los productos que se comercializan. Una vez más, sabemos que este modelo de «clickbait» funciona lo suficientemente bien porque, si no fuera así, no existiría. Es un producto del capitalismo darwiniano.

¿Cómo nos engancha el Clickbait?

No hay una sola respuesta sencilla a esta pregunta, pero vamos a cubrir una de las razones por las que parece que no podemos resistir el clickbait. Los humanos nos sentimos atraídos a buscar información en nuestro mundo porque tiene valor de supervivencia. Buscamos información de la misma manera que nuestros antepasados buscaban comida. Esto está «conectado» a nosotros. El clickbait es la promesa de que información increíble, provocativa o impactante será revelada si sólo hacemos clic en ese enlace.

Nuestro sistema de recompensa de la dopamina está involucrado en nuestra motivación para aprender sobre nuestro mundo. La dopamina, una hormona, está involucrada en el placer, pero tiene muchas funciones. Aunque esto es ciertamente matizado y puede ser muy técnico, hay un cuerpo de investigación que sugiere que la dopamina incentiva el comportamiento más a través del deseo (llamado saliencia de incentivo) que del gusto. En efecto, la dopamina crea una picazón que necesita ser rascada.

El Clickbait funciona, en parte, porque la promesa de información convincente activa una vía de dopamina en particular. La dopamina se libera y crea esa picazón que sólo puede ser rascada al obtener la información prometida. Morder el anzuelo (es decir, obtener la información) no nos da realmente un gran placer. Lo que nos da es un alivio de esa «picazón» de no hacer clic en el enlace. De esta manera, puede ser considerado como una especie de refuerzo negativo.

El «Efecto Vegas»

Otra forma en la que el clickbait nos atrae es a través de un programa de refuerzo de proporción variable. Esto se conoce a veces como el «Efecto Las Vegas» porque los programas de refuerzo de proporción variable están involucrados en los juegos de azar.  Escribí un blog sobre el «Efecto Vegas» de nuestras pantallas en una discusión sobre por qué las pantallas pueden ser tan difíciles de resistir.

Esos titulares de «clickbait» nos hacen sentir curiosidad por ver qué hay detrás de la cortina, por así decirlo. Citando al sagaz Forrest Gump, que citaba a su madre, «La vida es como una caja de bombones». Nunca sabes lo que vas a conseguir». No sabemos cuán impactantes serán estas respuestas. ¿Qué tan mal se verá mi niño actor favorito?  ¿Quiénes fueron los mejores bateristas de rock & roll de todos los tiempos?  ¡Tengo que saber por qué estos matrimonios de celebridades terminaron tan abruptamente!

Titulares y contenido del clickbait

El titular de un artículo de clickbait es el elemento más importante. Los titulares de los clickbaits se escriben a menudo para manipular los sentimientos o llamar la atención. Por ejemplo, el titular puede suscitar emociones de ira («Te indignará lo que le pasó a esta niña»). Otros tipos de clickbait están ingeniosamente diseñados para despertar la curiosidad de la gente («Este hombre encontró un sobre sellado. ¡No creerás lo que había dentro!»).

A menudo, el titular y el contenido del clickbait es de naturaleza sensacionalista, provocativa o controvertida. Este tipo de titulares, junto con las imágenes llamativas y el compartir y comentar los medios sociales son elementos comunes del clickbait.

El gancho para ser utilizado por los usuarios

Si eres como yo, Internet es un campo de minas de distracciones bienvenidas. Me sentaré a escribir un artículo bastante seco sobre algo como la evolución de los cuellos de camisa durante el siglo XIX, y a mitad de una página perfecta para mi investigación, veré un enlace que promete transportarme lejos de este aburrido y polvoriento mundo de almidón y alfileres y, antes de que me dé cuenta, han pasado diez horas y estoy viendo vídeos de una nutria en un pogo-stick. Me gusta pensar en ello como el efecto «Rabbit Hole».

Ciertos sitios web son muy conscientes de que la gente «como yo» se distrae fácilmente, que la gente es curiosa y que, la gente hará clic en casi cualquier cosa para evitar hacer un trabajo «real», y capitalizan este hecho.

Algunos enlaces en los que hacemos clic son informativos, divertidos y relevantes… Aunque siguen siendo una distracción, pero hay otros enlaces tentadores que tienen poco o ningún valor y que están diseñados exclusivamente para llevarte a una página y mantenerte allí para siempre, haciendo clic en titulares tentadores uno tras otro… Eso nos lleva a más titulares tentadores en los que hacer clic, y esto es clickbait.

El clickbait es solo otra distracción en un mundo que ya es una distracción. En el día a día nos bombardean con información, instrucciones para hacer clic aquí, o comprar esto y calcular lo que es realmente útil o presenta algún valor es cada vez más difícil. Para añadir a esta ruidosa existencia digital, hay clickbait, cortos e intrigantes titulares que están diseñados para distraer y hacerte leer página tras página de tonterías desinformativas e irrelevantes.

Clickbait funciona con un principio simple, llenar el vacío de la curiosidad. Esto es tan simple como presentar algo curioso y prometedor de satisfacción. En otras palabras, para que lo entiendas mejor a partir de este preciso instante. El clickbait es una conocida (y demasiado usada) táctica de copywriting que busca generar clicks o ingresos a través de títulos demasiado sensacionalistas. El usuario, curioso por naturaleza, cae en las redes de esta táctica una y otra vez, de ahí el nombre, que se ha traducido ya muchas veces como «cebo de clicks» o «ciberanzuelo».

Clickbait algo más que una definición compleja para todos

El upselling es una técnica de ventas que incita al consumidor aumentar su compra media vía impulso. En donde la clave para su desarrollo. El marketing de contenidos se trata de generar tráfico. Si no puede atraer visitantes a su sitio, sus posibilidades de éxito en línea son prácticamente inexistentes.

Sin embargo, en los últimos dos años, ha habido una oleada de vendedores y propietarios de pequeñas empresas que tratan de encontrar una ruta más fácil para reforzar el tráfico mediante la producción y promoción del llamado «clickbait».

Cuando se usa con astucia y moderación, el «clickbait» puede ser una herramienta de marketing efectiva, pero hay que tener cuidado. En la mayoría de los casos, el clickbait es una receta para el desastre.

En pocas palabras, el «clickbait» es un contenido que intencionadamente promete en exceso o tergiversa para atraer a los usuarios a un sitio web en particular. El clickbait generalmente atrae a los usuarios con un titular sensacionalista e instantáneo, como «no te lo vas a creer» o «nunca adivinarás lo que pasó después», pero luego no cumple con las expectativas implícitas del usuario.

Uno de los tipos de contenido más populares de los «clickbaits» es producir «listados» que agregan el contenido de otros sitios para atraer a un mayor número de usuarios a un sitio.

Los artículos de «Clickbait» tienden a tener menos de 300 palabras, y normalmente no incluyen ideas o contenidos originales. En su lugar, son resúmenes de historias más largas o vídeos incrustados que podrían encontrarse en otros lugares, y tras su inspección no coinciden necesariamente con su correspondiente titular o precedente.

A muchos propietarios de pequeñas empresas y agencias de marketing les gusta usar el clickbait porque es una forma súper rápida de generar tráfico en la web – y puede generar resultados. Los listados específicos de la industria en particular pueden ahorrar a los usuarios mucho tiempo y energía al intentar agregar información para ellos mismos. El subsiguiente aumento de tráfico que este contenido crea puede mejorar la presencia de un sitio en los motores de búsqueda de forma fenomenal. En términos generales, eso es un ganar-ganar.

Es más difícil decir si ese tráfico se traduce directamente en mayores tasas de conversión y un aumento de las ventas. Pero si las empresas confían demasiado en el clickbaiting, a menudo puede volver a morderles fuerte.

El problema es el exceso de promesas y la falta de entrega, así que es probable que la mayoría de los posibles clientes intenten evitarlo siempre que sea posible. Después de todo, a nadie le gusta sentir que ha sido engañado o que ha perdido el tiempo, por lo que si empieza a publicar o promocionar el clickbait con demasiada frecuencia, su marca podría convertirse en un sinónimo tóxico de información cuestionable o de pérdida de tiempo.

Y lo que es más importante, podrías dispararte a ti mismo en términos de SEO.

Los motores de búsqueda como Google incluyen muchos criterios en sus algoritmos para producir páginas de resultados para los usuarios, y uno de esos factores es la calidad del contenido web. Cada dos meses, Google lanza una serie de actualizaciones diseñadas para examinar los clics, el contenido duplicado y las noticias falsas, y posteriormente castiga las páginas y los sitios web asociados con ese contenido de baja calidad empujándolos más abajo en las páginas de resultados.

Otro factor que los motores de búsqueda tienen en cuenta al clasificar los distintos sitios es el porcentaje de rebotes de una página web. Si los usuarios hacen clic en una página, identifican el contenido como inútil e inmediatamente «rebotan» fuera del sitio sin hacer clic en otra página, Google generalmente clasifica ese sitio como menos valioso desde el punto de vista del usuario. Cuanto más reboten los usuarios en el contenido inútil, más sufrirá el sitio web.

Facebook también ha tomado sus propias medidas contra el clickbait. El verano pasado, el gigante de los medios sociales dio a conocer una nueva actualización de algoritmo que identifica el clickbait que están publicando las empresas, y que posteriormente impide que esas publicaciones aparezcan en los News Feeds de los usuarios.

Teniendo esto en cuenta, vale la pena pensarlo dos veces antes de alojar el clickbait en el sitio web de su empresa o compartirlo en las redes sociales. Cuando se usa con moderación y creatividad, puede generar un tráfico positivo que podría, en última instancia, reforzar su presencia en línea. Ese aumento de perfil viene de la mano de una serie de beneficios indirectos.

Pero confiar demasiado en el clickbait es también una forma segura de perjudicar su SEO, perder seguidores en las redes sociales y empañar la confianza en su marca. Por lo tanto, deberías tener cuidado. A veces es bueno no subirse al carro, y a menos que seas un vendedor seguro, significa que deberías evitar el clickbaiting.

¿Dónde encuentras el clickbait?

Puedes encontrarlo casi en cualquier lugar de Internet, lo que hace difícil de evitar. Los titulares del clickbait son comunes en lugares como los medios sociales y los blogs, mientras que muchos sitios de renombre como los informes meteorológicos y las agencias de noticias ofrecen espacio publicitario para el contenido del clickbait. Esto significa que debes tener cuidado antes de hacer clic en un enlace, incluso cuando estás en un sitio web de calidad.

¿Cómo puedo reconocerlo?

Normalmente puedes reconocer el clickbait a través de un titular o una imagen escandalosa, pero no siempre es tan fácil. A veces es difícil reconocer la diferencia entre el cebo de clic y un titular legítimo. Después de todo, todas las noticias quieren llamar tu atención.

Hay algunos elementos comunes que se usan en el contenido de los clickbaits, como los titulares vagos y las imágenes que dejan volar la imaginación. El clickbait también utiliza la conmoción y la indignación para llamar tu atención, así como listas numeradas. Muchos enlaces utilizan una combinación de estos elementos para atraer tu atención.

Aquí tienes una forma sencilla de saber si estás viendo un artículo de clickbait: Si el titular te dice cómo sentirte en vez de dejar que tengas tu propia reacción, probablemente sea un clickbait.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.