Ecommerce, un intercambio de bienes y servicios por dinero

bienes y servicios

Esta modalidad de comercio se distingue por realizarse a través de un portal o sitio web y un ordenador o dispositivo electrónico con conexión a internet, el resultado es el mismo: un intercambio de bienes y servicios por dinero.

Sin embargo, el alcance mundial de internet ha hecho posible que cualquier bien y algunos servicios sean adquiridos en cualquier país y con cualquier tipo de moneda con solo unos clics desde la comodidad del hogar o desde el móvil. Nunca antes en la historia alguna estrategia había resultado tan eficiente y económica para tener millones de clientes potenciales alrededor del planeta como lo está haciendo el comercio electrónico.

Ahora los anuncios publicitarios se cambiaron a plataformas como Youtube o Google, cualquier persona o pequeña empresa puede promocionar su producto o servicio solo con tener un sitio web y una cuenta bancaria en donde depositar. La revolución de eCommerce ha optimizado otros sectores de negocio como la logística y paquetería, mercadotecnia y publicidad, banca electrónica, seguridad informática para adaptarse a la dinámica de éste negocio.

La base de eCommerce más que una conexión a internet, es la confianza, y paradójicamente es también su mayor desventaja. Al no poder tener el producto en físico nos limitamos a conocerlo mediante imágenes, videos y descripciones lo que provoca una sensación de comprar “a ciegas”. Otra desventaja es el fraude o estafa que consisten en recibir un producto con diferentes características a las mencionadas en el anuncio, recibir un producto distinto o no recibir nunca nada.

Existen mecanismos regulados por firmas, empresas e instituciones que crean software y algoritmos de seguridad cada vez más sofisticados y difíciles de romper para ofrecer no sólo transacciones monetarias, sino todo un proceso de compra de principio a fin de manera intuitiva y segura. Es tan grande el éxito que se analizan masivamente cifras y datos (big data) para poder entender y definir el comportamiento del consumidor así como establecer tendencias, claro ejemplo de esto es el éxito de empresas como Amazon, eBay, Apple, Netflix, etc.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *