Coaching empresarial: qué es, características y beneficios

Coaching empresarial

Hace un tiempo, el coaching se puso muy de moda. En prácticamente todos los ámbitos se utilizaba, incluso en el caso de las empresas. Pero, ¿alguna vez te has preguntado qué es el coaching empresarial, en qué consiste y cuáles son los beneficios que aplica para una empresa?

Si no has oído hablar de él, o bien lo has hecho pero has pensado que es una tontería o que no sirve para una empresa, quizá después de leer esto puedes cambiar de opinión. A continuación te damos una pequeña guía para que lo entiendas y sepas de lo que valdría para tu eCommerce.

Qué es el coaching empresarial

Motivación empresarial

Vamos a empezar por definir qué es el coaching empresarial. Y este está muy relacionado con las empresas porque el objetivo son los trabajadores de una empresa. Esta disciplina lo que hace es mejorar el desempeño, motivación y eficiencia de los empleados, de tal forma que se ayuda a cada uno a identificar qué obstáculos tiene (tanto en lo personal como en lo laboral) para superarlos y así ser mejores.

Dicho de otra manera el coaching empresarial se centra en mejorar el desempeño y la creatividad de los trabajadores de tal forma que se sientan mejor, tanto en lo personal como en lo profesional, para que puedan trabajar con más energía y ganas (algo que, a veces, se pierde con el tiempo).

Características del coaching empresarial

Una vez conoces bien qué es el coaching empresarial, ¿te has preguntado por las características que definen a esta disciplina (y al profesional que lo lleva a cabo). Las principales son las siguientes:

No hay un método único

En el sentido que no se pueden aplicar los mismos procesos a distintas empresas. Por ejemplo, no puedes aplicar un enfoque a una empresa de dietética que a una infantil. Cada empresa tendrá unas metas diferentes, unos trabajadores y una forma de hacer las cosas. Así que, a la hora de trabajar el coaching en ellas hay que analizar toda la empresa, así como los trabajadores, para elaborar una estrategia que sea útil para los objetivos que la empresa quiere conseguir.

La relación entre coach y trabajadores ha de ser adecuada

Imagina que en tu empresa te ponen un coach. Pero tú lo que estás deseando es irte de la empresa y estás intentando hacer entrevistas y demás fuera para ver si te llaman de otro trabajo.

Por mucho que el coach intente ayudarte, tú no estás involucrado en la empresa, lo que implica que no vas a hacerle mucho caso porque lo que menos quieres es seguir en ese puesto de trabajo.

En cambio, imagina que los trabajadores que están allí sí os sentís parte de la empresa y lo que queréis es mejorar porque así repercutirá positivamente en vosotros. Pues de eso se trata. Es necesario, para que salga todo bien, que el coach esté disponible para los trabajadores y que ambos se involucren. Si bien el coach será un líder y la persona que estará por encima de los demás, eso no quiere decir que deba ser insensible o no pensar en los trabajadores; estará disponible para información, para preguntas, incluso para hablar de los fracasos y orientar hacia el siguiente paso.

Responsabilidad compartida

¿Que algo sale mal? No será culpa solo de la persona que haya fracasado, sino también del coach. Eso sí, no quiere decir que entonces se acabe y ya está. A veces, en las derrotas, también hay conocimientos y oportunidades para volver a intentarlo. Es por eso que es el coach es que tiene que estar atento a sacar lo positivo de lo negativo y, de ahí, salir adelante.

Un coach no es en realidad una persona que te va a decir qué hacer, sino que está a tu lado trabajando tanto o más que tú para que te des cuenta que, si él puede hacerlo, tú también si sigues los pasos que él te da.

Ante todo, respeto

Muchas veces se piensa que los coaches son personas que te van a decir qué hacer, como si fueras un robot, y que es lo que tendrás que hacer siempre para triunfar. Pero en realidad no es así. Hay un respeto por las características únicas de cada persona.

Dicho de otro modo, no busca cambiar tu personalidad para así ser más eficiente, sino darte las herramientas para que, según cómo seas, aumentes tu desempeño y consigas todo lo que te propongas. Pero siempre respetando tus valores, los de la empresa e incluso los suyos propios.

Beneficios del coaching empresarial

Qué hace un coach empresarial

Sabemos que aplicar el coaching empresarial no es algo fácil de hacer, ni tampoco barato. Obviamente, para llevarlo a cabo es necesario tener trabajadores, si bien podrías planteártelo si eres emprendedor y necesitas tener claro todo lo que debes hacer y cómo hacerlo para sacar el mejor desempeño para ti.

Pero, ¿qué pasa si inviertes en este conocimiento? Pues que obtendrás una serie de beneficios como son los siguientes:

Aumenta la productividad

No solo lo decimos nosotros, sino que la propia International Coaching Federation habla de que los resultados hacen que las empresas aumenten en un 70% su productividad.

Y es que, cuando se lleva a cabo un buen entrenamiento empresarial, los trabajadores pueden ser capaces de saber qué hacer para conseguir los objetivos que se les plantean de la forma más eficiente posible, sin cansarse de forma física, mental o emocional.

Eso implica que los trabajadores serán más competentes y harán el trabajo de manera más sencilla sintiéndose más relajada, tranquilos y sobre todo, con más éxito.

Descubre capacidades innatas de los trabajadores

Planificación para rendimiento en la empresa

Así es, porque al conocer a las personas, conocer sus miedos, y sus capacidades, también es capaz de encontrar talentos en ellos que puedan desarrollarse y, con ello, mejorar su vida tanto personal como profesional.

Obviamente, no es de los que dirá que tiene un talento y ya está; el coaching empresarial se encarga de abrir esas puertas, de enseñarle el camino para apoyarlo en seguirlo y, así, alcanzar esa meta.

Aumenta el desempeño

No solo el desempeño de los trabajadores, sino también estarán más motivados para el trabajo, para los retos y para el día a día. Podrán trabajar con otras personas, serán capaces de dejar su ego atrás y cooperar en equipo con otros compañeros, evitando la competencia interna para que haya un buen equilibrio entre ellos.

Identifica los problemas

Y quien dice problemas, dice miedos, inseguridades… El objetivo del coaching empresarial es sacar lo mejor de los trabajadores y para ello ha de conocer qué frena su desempeño para intentar ponerle remedio para que lo superen y, de esa forma, para que mejore su desarrollo.

De hecho, a veces esto lo único que hace es que las personas cambien de actitud, que estén más motivados, fieles, etc.

¿Te ha quedado más claro ahora qué es el coaching empresarial?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.