Brainstorming: que es, funciones y cómo se hace

Brainstorming

Brainstorming, que es lluvia de ideas en español, es una de las técnicas más conocidas y que seguramente habrás utilizado en alguna ocasión. Pero, ¿sabes realmente todo lo que implica esta?

Esta metodología te sirve para generar ideas, pero para conseguirlo y que funcione al 100%, es necesario saber cómo se desarrollas, las claves y otros aspectos que debes tener en cuenta. ¿Vamos a ello?

Brainstorming: qué es esta técnica

Lluvia de ideas

Como te hemos dicho antes, el brainstorming, también conocido como lluvias de ideas, es una técnica que se utiliza para generar ideas. El objetivo es encontrar el mayor número de ellas, aunque después hay que analizar cada una para ver si es factible con el problema que se tiene entre manos.

Por ejemplo, se podría llevar a cabo un brainstorming de nombres para una marca. De esta forma se dan ideas y luego se analizan para finalmente quedarse con el más representativo o el que más guste a la mayoría y encaje en lo que se busca.

Normalmente, la lluvia de ideas se practica en grupo ya que así se consigue tener más creatividad a la hora de dar soluciones o ideas a lo que se ha planteado. Sin embargo, eso no quiere decir que no se pueda utilizar individualmente, también obtienes muy buenos resultados con ella.

Una de las claves de esta lluvia de ideas es que no se puede censurar nada. Es decir, por tonto, fácil o poco importante que parezca, ha de estar entre todas las ideas. No se filtran en ese primer momento, solo se pide que se lancen ideas porque, ya más adelante, se estudiarán.

La primera persona que formuló esta técnica fue Alex F. Osborn, un autor estadounidense quien, en 1939 acuñó el término. s.Charles Hutchison Clark fue el que desarrolló la técnica y actualmente es a quien se la debemos.

Para qué se utiliza el brainstorming

Chicos haciendo un Brainstorming

Visto lo anterior te habrás dado cuenta que el objetivo de la lluvia de ideas es proporcionar un número elevado de ideas, sin pensar en si son factibles o no para el problema que se tiene en mente. Esto permite que las personas sean creativas y no se autocensuren; pero también que se potencie una cultura de grupo porque todos aportan algo.

Si bien es una técnica que se usa sobre todo en los ámbitos laborales y universitarios, eso no quiere decir que no se pueda utilizar a nivel particular e individual o en otros ámbitos.

De hecho una puede ser una buena dinámica en clases, talleres, etc.

Las leyes del brainstorming

Personas haciendo una lluvia de ideas

Algo que no muchas personas conocen es que el brainstorming requiere de cuatro normas a cumplir. Estas son:

Priorizar la cantidad antes que la calidad

Dicho de otra manera, es más importante tener cuantas más ideas posibles que la calidad de estas. Aunque el objetivo es encontrar la solución perfecta al problema que se tiene, lo cierto es que para que eso ocurra antes es necesario volcar cuantas más ideas mejor, porque a veces la combinación de varias da la solución perfecta.

Muchas veces tendemos a no decir nada por miedo a que la idea sea mala, pero en esto la lluvia de ideas se basa en que «ninguna idea es mala».

No se critican las ideas

Basado en lo último que hemos dicho antes, ninguna idea es mala, y eso implica que nadie en el grupo debe criticar, comentar, discutir o mofarse de las ideas de otros compañeros. De hecho, es importante que esto se respete durante todo el tiempo que se lleva a cabo la lluvia de ideas, y en caso contrario, detenerlo ya que se podría estar vulnerando esa creatividad.

Todas las ideas se registran

Tienes que dejar a un lado tu subjetividad. Todas las ideas que salen de la técnica del brainstorming tienen que recopilarse, por mucho que se pueda pensar que sirven o no sirven. Uno de los grandes fallos a la hora de llevarlo a cabo es que el propio «director» de esta técnica, cuando registra la idea, dé su opinión. Esto merma las ganas de otros de aportar, incluso del mismo que lo ha hecho, porque se siente censurado o que sus ideas no sirven.

Las ideas de unos dan ideas a otros

Muchas veces, al principio sobre todo, cuesta arrancar y dar ideas, por miedo a la censura, a las risas, etc. Pero conforme avanza la reunión, es posible que estas fluya hasta el punto de que unas ideas dan pie a otras de otras personas y así se va construyendo la mejor solución.

Claves para hacer una lluvia de ideas

Si después de todo lo que has visto te parece una buena idea para aplicarla en tu negocio, en tu familia o en tu trabajo, lo primero que debes saber es cómo llevarla a cabo. Partimos del hecho de que es muy simple y fácil de planificar y de ejecutar. Pero para que salga bien hay varios aspectos a tener en cuenta.

Uno de los principales es elegir a la persona que se será líder y registrará todas y cada una de las ideas sin poner caras, comentarios, discusiones… Ha de ser lo más objetivo posible y, si puede ser, tener «cara de póquer».

Será esta persona la que se encargue de preparar la sesión. En concreto, tendrá que tener en cuenta:

  • El número de participantes que intervendrán.
  • El tipo de participantes (género, nacionalidad, experiencia…). A veces unos pueden sentirse intimidados por otros por lo que si se logra formar un grupo bien cohesionado funcionará mejor.
  • El lugar donde se realizará, con el objetivo de que todos se sientan cómodos.

Una vez se tiene todo establecido y se cita a los participantes, antes de comenzar el líder debe recordar el motivo por el que están allí y las normas que han de regir durante el tiempo (que normalmente son 30 minutos). Tras ese tiempo de lluvia de ideas, se destina al menos una hora a debatir cada una de las ideas, desechando las que en ese momento no sirven y eligiendo la ganadora.

Durante los 30 minutos, la función del líder es apuntar en una pizarra o en el ordenador todas y cada una de las ideas que se van dando, sin censurar ninguna ni pensar que sea mejor o peor que otra. Solo tiene que apuntar lo que le digan.

Ahora que sabes qué es el brainstorming, ¿recuerdas alguna vez que hayas participado en una sesión de lluvia de ideas?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.